Una guía de lenguaje corporal: 15 señales no verbales comunes

¿Alguna vez le has preguntado a alguien cómo estaba después de verlo mirar hacia abajo, con los brazos cruzados y el ceño fruncido solo para que dijera 'bien'? Sabes que no están bien y es por su lenguaje corporal. Nos comunicamos con frecuencia, y a veces de manera más honesta, con lo que hacemos y no con lo que decimos.

La comunicación no verbal se llama 'lenguaje corporal'. El lenguaje corporal es la forma en que nos sentamos, colocamos los brazos y contorsionamos la cara. A menudo es algo que no controlamos deliberadamente. Por eso puede ser tan revelador. También puede malinterpretarse. El hecho de que una persona se cruce de brazos durante una reunión no significa que esté aburrida o enojada. Ella podría tener frío.



Tener una mejor comprensión de la comunicación no verbal puede ayudarlo a comprender a quienes lo rodean y puede ayudarlo a ser más consciente de los mensajes que está enviando al mundo. No podemos cubrir todas las incidencias del lenguaje corporal, pero este artículo cubrirá algunos ejemplos comunes que puede observar en otros y en usted mismo.



Fuente: pixabay.com



Lenguaje corporal mientras está sentado

Pasamos mucho de nuestro tiempo, especialmente nuestro tiempo social cuando las señales no verbales son más importantes, sentados. La forma en que estamos sentados puede decir mucho sobre nuestras actitudes y sentimientos en una situación determinada.

  1. Rodillas separadas

Un hilo común que veremos en este artículo es que cuanto más grande parezca una persona, más segura de sí misma se sentirá o querrá aparecer.



Si una persona se sienta o se pone de pie de una manera que la hace parecer más grande, puede estar tratando de intimidar o jactarse ante los demás. Cualquiera de estos puede ser el caso de sentarse con las rodillas separadas. Sentarse con las rodillas separadas hace que la persona parezca más grande y también la hace parecer relajada, cómoda y responsable. Por lo tanto, confiado. Esta suele ser una pose más masculina y sería más común ver a un hombre sentado con las rodillas separadas que a una mujer. Como se mencionó en la introducción, esta no es una forma infalible de evaluar cómo se siente alguien. En este caso, debe tenerse en cuenta que una persona puede optar por sentarse así simplemente porque le resulta cómodo.

  1. Rodillas juntas

Así como alguien sentado con las rodillas separadas puede parecer más grande y, por lo tanto, más confiado o relajado, alguien que está sentado con las rodillas juntas puede parecer más pequeño y es más probable que esté preocupado o nervioso. Esto se debe a que sentarse con las rodillas juntas es una posición 'cerrada' que sugiere que la persona está tratando de protegerse. Sentarse con las rodillas juntas no es necesariamente una postura femenina en la forma en que sentarse con las rodillas separadas generalmente se ve como una pose masculina.

  1. Rodillas cruzadas

Sentarse con las rodillas cruzadas generalmente tiene un significado más profundo que simplemente sentarse con las rodillas juntas. Hace que la persona parezca muy pequeña, puede verse como una pose cerrada y defensiva y, a diferencia de sentarse con las rodillas juntas, generalmente se ve como una pose explícitamente femenina. Se considera delicado y educado. Puede sugerir timidez o incomodidad.



Fuente: pixabay.com

  1. Tobillos cruzados debajo de las rodillas

Sentarse en el suelo con los tobillos cruzados y los pies debajo de las rodillas a menudo se considera una señal de comodidad y consideración.

enamorado de un amigo

Los nombres de esta postura varían según el tiempo y el lugar. En las regiones del Pacífico, a menudo se le llama 'postura de loto' y se muestra tanto en ilustraciones modernas como antiguas de pensadores y hombres santos y se cree que ha sido adoptada como una de las poses más cómodas para la meditación a largo plazo. También se usa en las ceremonias de artes marciales cuando los artistas marciales están sentados para observar o escuchar a los maestros y maestros.

Lenguaje corporal mientras está de pie



El lenguaje corporal no solo se 'habla' cuando está sentado. Nuestra posición también nos puede decir mucho sobre cómo piensa o siente una persona.

  1. Pies separados

Al igual que cuando se está sentado, tener los pies separados hace que la persona parezca más grande y una postura más estable. Como resultado, a menudo se lo considera confiado, cómodo y potencialmente agresivo.

  1. Pies juntos

Estar de pie con los pies juntos hace que la persona parezca más pequeña y, por lo tanto, suele ser sostenida por personas menos cómodas. Pararse con los pies juntos también es a menudo una señal de respeto, como cuando los soldados 'se ponen firmes'.

  1. Apoyado o encorvado

Pararse apoyado como con un pie o la espalda o los hombros contra una pared denota comodidad y no agresión. A veces se considera una falta de respeto o que la persona no está prestando atención a la conversación que los rodea si está encorvada o encorvada.

Posiciones del brazo

Hasta ahora, la mayoría de las señales no verbales que hemos discutido se han centrado en las posiciones de la parte inferior del cuerpo. Sin embargo, la forma en que sujetamos nuestros brazos también puede ser reveladora.

  1. A los lados o las manos en los bolsillos

Pararse con los brazos a los lados, dependiendo de su rigidez, es una especie de posición neutral. Los brazos rígidos y los hombros rectos generalmente se reservan para signos de respeto, como es el caso de los soldados que están en posición de firmes. Sin embargo, pararse con las manos en los bolsillos a menudo se considera una falta de respeto en determinadas situaciones. Puede verse como una distracción y hay espacio para asumir que el individuo está más preocupado por lo que está en sus bolsillos que por lo que está pasando.

  1. Brazos cruzados

Pararse con los brazos cruzados sobre el pecho hace que el cuerpo parezca más pequeño y es una posición cerrada. Puede ser un signo de malestar, pero también de enfado. Tener los brazos cruzados sobre el pecho también se considera a menudo una falta de respeto, posiblemente porque puede verse como una barrera entre la otra persona y ellos mismos, mostrando desinterés o desaprobación. Sin embargo, como se mencionó al principio del artículo, también podría ser que una persona simplemente se sienta cómoda al mantener los brazos en esta posición. Especialmente si la temperatura de la habitación es fría.

  1. Brazos arriba

Tener los brazos levantados a menudo se considera una señal de sumisión. En los conflictos, las personas que se han rendido a menudo tienen los brazos levantados como señal de que no están sosteniendo o buscando un arma. Del mismo modo, los agentes de policía pueden pedir a las personas que levanten los brazos o detrás de la cabeza para demostrar que no están armados. De manera similar, la gente puede simbólicamente 'darse por vencida' en cualquier cosa al lanzar sus brazos al aire.

Fuente: pxhere.com

  1. Palmas juntas

Mantener las palmas juntas puede significar varias cosas dependiendo del contexto, pero a menudo es un gesto contemplativo. A menudo se hace mientras se piensa, pero a menudo se hace mientras se reza. Esto puede verse como dirigir los pensamientos al cielo.

Mantener las palmas juntas adquiere otro significado en el mundo pacífico. En prácticas como el yoga, mantener las palmas juntas simboliza el equilibrio. La postura es simétrica, con las palmas de las manos en el centro del cuerpo.

  1. Manos detrás de la espalda

Pararse con las manos detrás de la espalda también suele ser un signo de contemplación, consuelo y paciencia. En las artes marciales y las fuerzas armadas, pararse con las manos detrás de la espalda a menudo se ve una postura semiformal.

Expresiones faciales

La forma en que nos sentamos, nos ponemos de pie y nos comportamos puede ser muy expresiva. Nuestras caras, sin embargo, lo son infinitamente más.

  1. Cejas arqueadas

Alzar ambas cejas es indicativo de interés o sorpresa. Al levantar las cejas, los ojos se abren más, lo que sugiere que el individuo está tratando de ver todo lo que está sucediendo.

Sin embargo, levantar una ceja a menudo es indicativo de escepticismo. En su libro de 1996 'El libro ilustrado de signos y símbolos', la antropóloga Miranda Bruce-Mitford escribe que con una ceja levantada 'los dos lados de la cara están enfrentados, registrando un estado de confusión'.

Fuente: unsplash.com

  1. Bizco

Entrecerrar los ojos es algo que hacemos para ayudarnos a ver grandes distancias o detalles. También entrecerramos los ojos cuando somos escépticos de algo o no estamos de acuerdo con alguien, como si estuviéramos tratando de ver su perspectiva o frustración por el desacuerdo.

  1. Contacto visual

El contacto visual es una señal de conexión o enfoque. Mantener el contacto visual con una persona muestra seriedad y dedicación, mientras que apartar la mirada constantemente muestra distracción o nerviosismo. El contacto visual constante también puede ser autoritario e implicar intimidación. Un control visual natural que es directo pero no constante, generalmente transmite la mayor comodidad y facilidad.

Comprender (y no comprender) el lenguaje corporal

La mayoría de nosotros tenemos una comprensión intuitiva del lenguaje corporal que desarrollamos a través de las innumerables interacciones sociales en las que participamos durante nuestras vidas. Sin embargo, tener una comprensión más profunda de las señales no verbales puede ayudarnos a leer a una persona, leer una habitación o incluso detectar amenazas potenciales. Una buena forma de usar el lenguaje corporal es comenzar con la cara de una persona y avanzar hacia abajo, realizando una lista de verificación mental. ¿Cómo es su expresión facial? ¿Qué hacen con los brazos? ¿Cómo están de pie o sentados?

Comprender el lenguaje corporal también puede ayudarlo a asegurarse de que está enviando el mensaje correcto al mundo. Si quieres parecer abierto y amigable, no querrás sentarte y pararte en posiciones cerradas, por ejemplo. La próxima vez que se encuentre con alguien, piense en lo que su expresión y postura podrían estar diciendo sobre usted.

Si le preocupa su incapacidad para comprender el lenguaje corporal, las expresiones faciales y otras señales sociales, considere hablar con un consejero. Si está interesado, puede considerar la terapia en línea. Para obtener más información sobre cómo trabajar con un consejero profesional y con licencia en línea, visite https://betterhelp.com/online-therapy/. Puede comenzar de inmediato, en cualquier lugar donde tenga acceso a Internet y un teléfono inteligente, tableta o computadora.