¿Puede el autocastigo ser una herramienta para mejorar?

Cuando somos más jóvenes, aprendemos que el castigo es la consecuencia que recibimos cuando no hacemos algo que deberíamos o cuando hacemos algo que no deberíamos. Por lo general, estos castigos aumentarán en severidad a medida que envejece, y eventualmente se convertirán en algo transmitido por entidades autorizadas como empleadores o gobiernos. Sin embargo, algunas personas pueden implementar sus propios castigos como una forma de motivarse o resolver ciertos problemas. Para muchos, la pregunta es bastante sencilla: ¿es saludable el autocastigo?



Fuente: pexels.com



La verdad es que las cosas no son tan sencillas cuando se trata de autocastigo. El autocastigo puede abarcar una amplia gama de comportamientos que pueden ser tan simples como saltarse la noche de cine porque no hiciste tu trabajo del día, o algo tan dañino como dañarte a ti mismo por hacer o sentirte de cierta manera. Si bien algunos comportamientos pueden estar bien y hacer que avance, otros comportamientos pueden tener un efecto perjudicial en su salud física y mental. Hablaremos más sobre lo que es aceptable y lo que no lo es a medida que avanzamos en este artículo.

no puedo dejar de llorar

Para ser perfectamente claro, cualquier tipo de autolesión en la que se inflige dolor físico no es algo que debas perseguir como un medio para mejorarte o castigar ciertos comportamientos. De hecho, la autolesión se utiliza a menudo como un mecanismo de afrontamiento para diversas enfermedades mentales y debe tratarse para que no ponga su cuerpo en riesgo. La autolesión es compleja, pero es muy tratable. Sepa que hay ayuda disponible mientras navega por este artículo y aprende más sobre qué es el autocastigo y qué lugar debe tener en su vida.



¿Qué es el autocastigo?

En su forma más básica, el autocastigo es el acto de castigarse a sí mismo por su propia elección. Nadie te dice que lo hagas. El acto de castigarse a uno mismo tiene una larga historia. Tal vez hayas oído hablar de la autoflagelación, que es el acto de azotarse a uno mismo y que a menudo se hacía en público en el pasado.

El autocastigo se puede realizar como una actividad física o mental. Por ejemplo, puede castigarse físicamente saltándose una comida, o puede castigarse mentalmente si continúa sintiéndose culpable por una acción pasada. Cómo y por qué se castiga por determinar si lo que está haciendo puede ser perjudicial o beneficioso para usted a largo plazo.

Por qué algunas personas gravitan hacia el autocastigo



Existe la idea errónea de que solo las personas que están mentalmente enfermas se castigan a sí mismas. Pero si lo mira más de cerca, probablemente ya comprenda que eso no es cierto. Nos castigamos todo el tiempo. ¿Con qué frecuencia le decimos a alguien: 'No te castigues por eso'? Decimos eso porque podemos ver que se están castigando mentalmente.

Fuente: pexels.com



El autocastigo es un reacción común a la culpa. Si no nos va bien en una prueba, no logramos la aprobación de nuestros compañeros de trabajo o clientes, o no logramos alcanzar una meta personal, es posible que encontremos formas de castigarnos a nosotros mismos. De hecho, la culpa parece ser la principal fuerza impulsora detrás de las decisiones de muchas personas de buscar castigo.

A veces, queremos sentirnos mejor acerca de nuestra culpa interna, pero otras veces, podemos tratar de castigarnos a nosotros mismos frente a los demás para que reconozcan nuestra culpa. El segundo tipo de culpa a menudo se manifiesta cuando sentimos que hemos hecho daño a otra persona. Curiosamente, también se puede utilizar para manipular a otra persona para que piense que tenemos una conciencia de culpabilidad cuando, de hecho, queremos salir del castigo externo. Hablaremos más de eso más tarde. Por ahora, solo comprenda que el autocastigo puede provenir de un lugar positivo cuando desea motivarse para mejorar o sentirse mejor, o puede provenir de un lugar negativo cuando desea aprovecharse o engañar a otra persona.

Aunque todos participamos en el autocastigo hasta cierto punto, es cierto que algunas personas son más propensas a autocastigarse que otras. Lo realmente interesante es qué tipo de personas es más probable que se autocastiguen. Suele tratarse de personas muy sensibles a las percepciones de los demás. Es decir, se preocupan por lo que otros piensan de ellos, o por su reputación o posición en sus comunidades. Las personas que tienden a asumir la responsabilidad de sus acciones o que son más propensas a culparse a sí mismas que a los demás también se encuentran entre las que tienen más probabilidades de castigarse a sí mismas. Por supuesto, si esa persona siente que no le ha ido mal, es posible que no sienta la necesidad de un castigo frecuente.

¿Te castigas sin darte cuenta?

Los castigos mentales a menudo se pueden llevar a cabo sin que se dé cuenta de que se está castigando a sí mismo. A esto se le llama autocastigo inconsciente. Las personas que se autocastigan inconscientemente a menudo hacen que sus vidas sean más difíciles de lo necesario. Toman el camino difícil cuando hay disponible un camino más fácil hacia sus objetivos.



Fuente: pexels.com

Otra palabra para este tipo de comportamiento es autosabotaje, que no es el tipo de autocastigo que puede ser beneficioso para ti. El autocastigo es más útil cuando se trata de un comportamiento en el que se está involucrando conscientemente y con un propósito.

Algunos argumentan que el autocastigo inconsciente es una forma de evadir la culpa en lugar de lidiar con ella.

Cuando el autocastigo es un problema

En algunos casos, el autocastigo puede ser una herramienta para perdonar o mejorar. Otras veces, sin embargo, puede disminuir su autoestima y confianza, especialmente si se hace con demasiada frecuencia o en público. Se supone que el autocastigo como un medio para buscar el perdón nos ayuda a conectarnos más con nuestras comunidades y a mostrar que tenemos la intención de actuar con consideración por los demás. Pero castigarnos obsesivamente a nosotros mismos a menudo tiene el efecto opuesto, haciéndonos sentir indignos y distanciándonos aún más de nuestras comunidades.

El castigo contra nosotros mismos funciona de manera similar a los castigos externos. Si sabe de antemano que sus acciones tienen una consecuencia negativa específica, un castigo predeterminado puede ser útil para tomar las decisiones correctas. Pero si usted es castigado o se castiga a sí mismo sin tener conocimiento previo de qué castigo vendría o qué causaría el castigo, entonces no puede usarlo como motivación para tomar mejores decisiones.

Trastorno de autocastigo

Tendemos a creer las cosas que nos dicen sobre nosotros mismos. Es por eso que el diálogo interno negativo es tan insidioso. Siempre estás contigo mismo. Eso significa que no puede escapar de las cosas malas que dice sobre sí mismo a menos que decida conscientemente cambiar su comportamiento y perspectiva.

Las personas con trastorno de autocastigo tienen una mentalidad en la que creen que merecen un castigo. Se han convencido a sí mismos de que no son dignos de amor, felicidad o éxito. Si sus comportamientos de castigo son compulsivos y frecuentes y no están planificados para generar un resultado particularmente exitoso, es posible que deba buscar ayuda de un terapeuta profesional para un trastorno de autocastigo. Varias enfermedades mentales están asociadas con el autocastigo crónico, como la ansiedad, la depresión, el trastorno límite de la personalidad y el trastorno obsesivo-compulsivo. Si está participando en comportamientos que dañan físicamente su cuerpo, entonces está realizando comportamientos de autolesión. Estos son comportamientos poco saludables que a menudo se convierten en hábitos y pueden incluir:

  • Quemando la piel
  • Cortar la piel
  • Buscando modificaciones corporales excesivas
  • Jalando el pelo
  • Golpearse con objetos
  • Rompiendo huesos
  • Tocando la piel
  • Reapertura de heridas
  • Golpeando la cabeza

También puede notar otros hábitos de autolesión además de los que se enumeran aquí, ninguno de los cuales debe considerarse como un castigo.

Autocastigo y religión

Como se mencionó al principio de este artículo, las lesiones y los castigos autoinfligidos han sido parte de la religión durante mucho tiempo. Muchas religiones diferentes incluyen rituales de autocastigo. A menudo se llevan a cabo para aliviar la culpa de actos pecaminosos, probar su fe, o en algunos casos de rituales cristianos, para sentirse más cerca del sufrimiento de Cristo. Este suele ser un tema más delicado para quienes comparten esta fe, pero debería discutirse porque podría ser una forma negativa de autocastigo.

Fuente: pexels.com

Autocastigo para manipular a otros

Otra forma destructiva de autocastigo es cuando intentas manipular el comportamiento de los demás haciéndose daño a sí mismo. Esto puede implicar comportamientos abusivos física o mental que se utilizan para llamar la atención. Cualquiera de los comportamientos físicamente dañinos en la lista de viñetas anterior puede usarse como táctica de manipulación, y estas son formas poco saludables de lidiar con las relaciones. Además del daño físico, las tácticas de manipulación pueden presentarse como menospreciarse frente a los demás.

Un ejemplo de autocastigo manipulador podría ser negarse a comer durante varios días porque su pareja no le ha prestado suficiente atención. Intentas obligarlos a que te presten la atención o la reacción que deseas haciéndolos sentir mal, culpables o preocupados por ti. El problema con este método de mantener relaciones es que la otra persona eventualmente se cansará de este comportamiento y puede comenzar a preocuparse menos por usted o puede volverse inmune a sus súplicas dramáticas.

También es importante tener en cuenta que si alguien en su vida parece estar lastimándose para recibir atención, es probable que tenga un problema de salud mental que requiera tratamiento por parte de un profesional. Debe intentar ayudarlos a buscar tratamiento. Este tipo de comportamiento manipulador es a menudo un pedido de ayuda de alguien que no tiene otro mecanismo de afrontamiento. Sin embargo, esto no significa que tengas que ceder a su manipulación solo porque pueden usarla intencionalmente en tu contra.

Cómo detener los comportamientos peligrosos de autocastigo

El autocastigo puede ayudar a las personas a regular sus emociones. Es por eso que a menudo se ve en personas con problemas de salud mental que necesitan tratar. Están tratando de automedicarse con el dolor. Cuando el autocastigo se vuelve dañino en lugar de útil, aquí hay algunas cosas que puede hacer para detener los comportamientos.

Solo preocupado
  • Canaliza tu impulso de dañar tu cuerpo para adornar tu cuerpo. Use marcadores o bolígrafos para dibujar en su piel en lugar de cortarla o pincharla, pintarse las uñas o hacer algo diferente con su cabello o maquillaje.
  • Vaya a algún lugar donde pueda estar con otras personas. Esto puede significar simplemente salir de su habitación para reunirse con su familia, o puede significar salir de la casa para ir a un parque, biblioteca o cafetería.
  • Mantenga sus manos ocupadas. Cuando empiece a pensar en hacerse daño, tenga preparado un pasatiempo o una actividad para la que necesite usar sus manos.
  • Distráete. Hay todo tipo de formas de hacer esto. Mantén tu agenda ocupada con trabajo, estudio o pasatiempos para que no tengas tiempo para sentarte y lastimarte.
  • Tratar meditación de bondad amorosa. Enviar sentimientos de amor y gratitud a ti mismo y a tu cuerpo te ayuda a recordar que tú también eres una persona.
  • Recuerde las consecuencias de sus acciones. Hacer daño a su cuerpo puede dejarle cicatrices.

Otra buena herramienta es prestar atención a sus patrones de autolesión. ¿Se lesiona en ciertos momentos del día o después de ciertos eventos? Tal vez las emociones específicas provoquen la necesidad de hacerse daño. Identificar los factores desencadenantes puede ayudarlo a aprender a reconocer los signos antes de hacerse daño y puede ayudarlo a aprender a detenerse. También debe comprender que la autolesión puede volverse adictiva, así que no sea demasiado duro consigo mismo si le toma un tiempo cambiar el comportamiento.

Fuente: pexels.com

¿Son mis métodos de autocastigo útiles o perjudiciales?

Como comentamos anteriormente, existe una delgada línea entre el autocastigo útil y el comportamiento perjudicial que requiere la ayuda de un especialista para tratarlo. Para determinar si necesita o no esa ayuda, primero debe averiguar si sus castigos son peligrosos para usted y le impiden seguir adelante con su vida. Para guiarlo mejor en este camino, aquí hay algunos consejos que lo ayudarán a reconocer e intentar detener el comportamiento por su cuenta.

  1. Pregúntese lo que logran sus castigos. Existe una gran diferencia entre no leer un libro para hacer el trabajo y hacerse daño. ¿Qué logran tus castigos? ¿Se implementan como una forma de evitar que los malos comportamientos entren en su vida, o están ahí únicamente como una forma de menospreciarlo física o mentalmente cuando se involucra en algo que considera negativo? El daño físico o mental nunca es la respuesta.
  2. Obtenga más información sobre lo que podría caer en el espectro de las autolesiones. La mayoría de las personas que se autolesionan son muy conscientes de su comportamiento, pero es posible que algunas no sean tan conscientes de su comportamientos de autolesión. Esto es especialmente cierto cuando el comportamiento no califica como autolesión, pero sigue siendo perjudicial para uno mismo, como elegir tener pensamientos negativos cada vez que hace algo mal o pasar hambre porque comió demasiado a la hora del almuerzo. Antes de que pueda buscar tratamiento, es importante que sepa tanto como sea posible sobre su comportamiento y de dónde proviene.
  3. Encuentre formas de distraerse. La distracción no es lo mismo que un tratamiento, pero es necesaria para evitar que se involucre en un comportamiento peligroso. Busque en Internet varios métodos de distracción eso le ayudará a evitar estos comportamientos y a dirigir su atención a otras áreas de su vida hasta que pueda aumentar su fuerza de voluntad y evitar su castigo habitual.

Autodisciplina versus autocastigo

La autodisciplina es la capacidad de regular el comportamiento de uno. Por ejemplo, si conduce por debajo del límite de velocidad cuando ve una cámara de tráfico, pero excede el límite de velocidad cuando no hay cámaras o policías alrededor, entonces está reaccionando al castigo externo. Eres disciplinado, pero solo cuando tu comportamiento está siendo monitoreado por otra persona. Eso no es autodisciplina.

La autodisciplina, por otro lado, es levantarse temprano para hacer las tareas del hogar todos los días antes del trabajo. Nadie te obliga a hacer esto, pero tú eres responsable de ello. Algunas personas parecen ser mejores que otras para hacerse responsables sin fuerzas externas.

Fuente: pexels.com

Sin embargo, es posible que pueda usar el autocastigo para desarrollar la autodisciplina. Si desea terminar las tareas antes del trabajo para poder recompensarse con tiempo libre por la noche, es posible que aún tenga ganas de dormir hasta tarde y no pueda hacer las tareas de la mañana. Por lo tanto, puede incentivarse aún más a hacer lo que debe hacerse imponiendo un castigo, como no poder jugar videojuegos por la noche si no hizo las tareas del hogar por la mañana.

Un socio responsable es alguien que es consciente de las consecuencias que te propones y puede ayudarte a mantener tus castigos cuando rompes tus propias reglas.

Ideas y técnicas de autodisciplina

Regale dinero. El dinero es una recompensa que a menudo se busca, pero ¿qué pasa con el uso del dinero como castigo? Si acepta dar una parte de su dinero a una persona o una organización benéfica si no cumple con una meta o si rompe una regla que usted mismo establece, es posible que esté mucho más motivado para ambos. cumple la meta y conserva tu dinero.

¿Quieres una estrategia aún más eficaz? Los investigadores encontraron que las personas que aceptaron donar dinero a una organización benéfica contra la que estaban en contra si rompían su contrato consigo mismos incluso mayores tasas de éxito. Después de todo, ¿quién quiere dar dinero a una causa con la que no está de acuerdo?

Haz una apuesta. Alternativamente, si tiene una tarea que debe completarse en la fecha límite, puede realizar lo que se llama un dispositivo de compromiso, que básicamente implica hacer una apuesta a que tendrá éxito. Suponga que le da $ 100 a un amigo. Si termina su tarea a tiempo, digamos a las 5 p.m. mañana, luego recuperas tus $ 100. Sin embargo, si no completa la tarea a tiempo, su amigo se queda con el dinero.

Niégate a ti mismo algo que quieras. Hacemos esto con los niños, ¿por qué no nosotros mismos? La próxima vez que no siga sus propias reglas, tómese su tiempo para actividades como Internet, películas, videojuegos o incluso el postre.

Pero no olvide la recompensa. Si bien es cierto que los castigos pueden ser muy motivadores, en realidad funcionan mejor cuando se equilibran con recompensas. Así que aquí tienes una buena estrategia para la próxima vez que necesites alcanzar una meta o cambiar un hábito. Por cada paso negativo que des, como perder una tarea o un hito, date un castigo. Por cada paso positivo, como cumplir con un cronograma de metas, completar una tarea o tomar la decisión correcta, recompénsese.

Fuente: pexels.com

Dar el primer paso con BetterHelp. La asesoría es imprescindible cuando se trata de lidiar con las autolesiones o el diálogo interno negativo, ya que lo ayuda a resolver los problemas subyacentes que contribuyen al deseo de participar en estos comportamientos. Afortunadamente, la consejería es muy fácil de conseguir en estos días, y ciertamente no requiere que usted tenga que viajar lejos y lejos para encontrar un consejero que funcione mejor para usted. ¡Todo lo que tiene que hacer es utilizar BetterHelp!

BetterHelp es una plataforma de asesoramiento en línea con una gran selección de terapeutas certificados y la capacidad de realizar sesiones de terapia en línea, por teléfono o incluso por correo electrónico. Esto hace que nunca tenga que preocuparse por salir de su casa o reorganizar su horario nuevamente. Simplemente conéctese en línea, seleccione el consejero que funcione mejor para usted y comience su proceso de curación desde la comodidad de su hogar y en su propio horario. Lea a continuación algunas reseñas de los consejeros de BetterHelp, de personas que experimentan problemas similares.

Reseñas de consejeros

'Rickie es muy bueno para comprender lo que está tratando de transmitir y proporciona formas constructivas de cambiar sus pensamientos y comportamientos. Ella es amable y solidaria en sus comunicaciones. A ella le gusta que descubras por qué estás haciendo ciertos comportamientos para que puedas cambiar cualquier comportamiento negativo '.

'Amy es una piedra en mi vida. Hemos estado haciendo sesiones durante más de un año, y ella es muy solidaria y cariñosa, pero también práctica, y me ha ayudado a lograr avances, a través de tiempos difíciles y a encontrar formas que funcionen para mí para ayudarme a ser una mejor versión de yo. Definitivamente la recomendaría a cualquiera que necesite ayuda. Estoy lejos de ser perfecto, pero con ella, estoy un paso más cerca de ser quien quiero ser '.

Conclusión

Si bien algunos métodos de autocastigo pueden ser útiles para prevenir ciertos comportamientos y permitirle reconfigurarse, otros pueden ser dañinos y tener un impacto negativo en su salud mental y física. Con las herramientas adecuadas, puede cambiar los comportamientos dañinos y avanzar hacia un mañana mejor. Toma el primer paso.