¿Cómo reconocer el abuso sexual? ¿Quién puede ser víctima de abuso sexual?

Advertencia de contenido / activador:Tenga en cuenta que el artículo a continuación puede mencionar temas relacionados con el trauma que incluyen agresión sexual y violencia que podrían ser desencadenantes.

¿QUÉ ES ABUSO SEXUAL?

Cuando una persona impone o fuerza un comportamiento sexual no deseado a otra persona, se define como abuso o acoso sexual. A veces, en el ataque se utilizan amenazas, violencia e intimidación. La persona que inicia el comportamiento no deseado se conoce como abusador o abusador sexual.




Fuente: andersen.af.mil



agotamiento emocional

Cuando se utiliza a alguien demasiado joven para dar su consentimiento en actividades sexuales, se define como abuso sexual infantil. En los adultos, el abuso sexual incluye asalto, violación y acoso. El abuso sexual no se limita a la raza, etnia, género o cultura. Cualquiera puede convertirse en víctima de abuso sexual: niños, mujeres, hombres, ancianos, adolescentes, personas discapacitadas, gays y lesbianas. Desafortunadamente, el abuso sexual puede ocurrir en cualquier lugar: en la escuela, en el hogar, en la guardería, en el trabajo, en la casa de un amigo, en un parque y en cualquier tipo de relación.

ABUSO SEXUAL INFANTIL

Cuando un adulto o adolescente se involucra en una actividad sexual no deseada con un niño o usa a un niño para su propia gratificación sexual, se describe como Abuso Sexual Infantil. Legalmente, el término Abuso Sexual Infantil es un término general, que clasifica todos los actos sexuales cometidos por un adulto sobre un niño o un menor.



El abuso sexual contra un niño se considera un acto delictivo, ya que los niños no están en condiciones de dar su consentimiento para ningún tipo de actividad sexual. Molestar a un niño es una de las cosas más viles que cualquiera puede hacer, sin embargo, sucede todos los días. Según un estudio de 2014 realizado por UNICEF, titulado Hidden in Plain Sight, aproximadamente 120 millones de niñas han sido víctimas de abuso sexual en un momento u otro. ¿Sabías que en los Estados Unidos se maltrata a un niño cada ocho minutos?

Si bien tanto los niños como las niñas pueden ser víctimas, las niñas generalmente corren un mayor riesgo con una prevalencia del 19,7% frente a los niños del 7,9%.

Generalmente, los casos de abuso sexual tienden a ocurrir en una relación adulto-niño. Pero el abuso puede ocurrir cuando tanto el abusador como la víctima son niños. El abuso generalmente ocurre a manos de un miembro de la familia: padre, tío, primo, padrastro o incluso un hermano. Esto a veces hace que sea más difícil para la víctima dar un paso al frente o entender que algo malo le está sucediendo. Si lo hacen, es posible que sus padres o tutores no les crean porque es más fácil ignorar el problema que enfrentar algo desagradable.



Estadísticamente, el 30% de los abusadores son familiares cercanos, el 60% de los abusadores son familiares, amigos o conocidos como una niñera, un vecino, un amigo de la familia, etc. y el abuso por parte de completos extraños representa el 10% de los casos. Como era de esperar, la gran mayoría de los abusadores son hombres. Hay mujeres que abusan de niños y niñas, pero son minoría.

El abuso sexual puede presentarse en numerosas formas y no siempre es abierto y claro, especialmente para un niño. Puede suceder a través de actos físicos (tocar) y no tocar.

Los actos físicos de abuso sexual se explican por sí mismos y pueden incluir lo siguiente:



  • Acariciar, tocar, besar las partes íntimas de un niño u obligar al niño a corresponder haciéndolo tocar las áreas privadas del abusador;
  • Tener relaciones sexuales con el niño, es decir, violación.
  • Insertar dedos, lengua u objetos en la vagina o el ano de un niño;

Los actos sexuales sin contacto físico pueden incluir una amplia gama de actividades, pero comúnmente estos actos pueden ser:

  • El abusador posa al niño de una manera provocativa y sexual y les toma fotos; por lo general, el niño está desnudo o vestido para adaptarse a ciertas fantasías, es decir, uniforme escolar;
  • El abusador le muestra pornografía al niño;
  • Hablar con el niño sobre el sexo de una manera que sea incómoda para el niño.
  • El abusador expone sus genitales frente al niño;

También es posible abusar sexualmente de los niños sin siquiera entrar en contacto con ellos. Existe un problema creciente en todo el mundo de que millones de personas envíen, compartan y vean pornografía infantil en la privacidad de sus hogares y oficinas. Tomar cualquier tipo de participación en tales actividades es similar a participar físicamente en el abuso sexual de un menor. Si conoce a alguien que esté involucrado con pornografía infantil, incluso si todo lo que está haciendo es ver imágenes, infórmelo a las autoridades. Para que el ciclo de abuso se detenga, es necesario detener a los abusadores y obtener ayuda.

Fuente: pixabay.com

A menudo, las víctimas de abuso sexual, tanto niños como adultos, tienen miedo de contar sus historias debido al estigma asociado con el crimen. A pesar de que son las víctimas, se les hace sentirse sucios y avergonzados mientras los perpetradores del crimen quedan libres. Esto es algo que debe cambiarse cultural y socialmente para crear conciencia sobre el tema y disminuir el número de víctimas.



¿En qué se enfoca la psicología humanista?

SEÑALES Y SÍNTOMAS DEL ABUSO SEXUAL:

Los síntomas inmediatos, que puede mostrar alguien después de un ataque, son miedo, conmoción y una sensación de incredulidad de que esto realmente sucedió. A largo plazo, los síntomas psicológicos pueden intensificarse y la víctima puede sufrir problemas de salud mental como PTSD.

Por lo general, se necesita un examen físico del área genital para determinar el abuso sexual, ya que los signos no siempre son visibles en el cuerpo. Estos signos pueden incluir:

  • Sangre en la vagina (para una niña);
  • Sangre o lágrimas en el ano (tanto para niños como para niñas);
  • Marcas de mordeduras u otros hematomas en el área vaginal o rectal;
  • Signos de enfermedades como gonorrea, VIH, clamidia, etc.
  • Llagas o verrugas en la vagina o el pene;
  • Micción o evacuaciones intestinales dolorosas;

Los niños que son víctimas o testigos de abuso sexual a menudo no pueden o no quieren hablar de ello. Pueden sentirse confundidos, asustados o inseguros de que algo malo les esté sucediendo, especialmente cuando el abusador es alguien a quien aman y en quien confían. A menudo, la responsabilidad recae en los padres o tutores del niño para estar atentos a comportamientos inusuales y señales de advertencia como:

  • Problemas para dormir o tener pesadillas repentinas;
  • Comportamiento pegajoso;
  • Volverse antisocial o retraído;
  • Comportamiento indiferente y reservado;
  • Muestra cambios de humor inusuales, como ira, lágrimas o tristeza;
  • Ya no come o come más de lo habitual;
  • Un miedo repentino de quedarse solo con alguien;
  • Usar palabras sexuales adultas;
  • Dibujar imágenes sexualizadas e inapropiadas de participar en juegos sexuales, ya sea con sus juguetes o con otros niños pequeños: esta es a menudo la forma subconsciente de un niño de hablar sobre el abuso y acercarse a un adulto;

Es importante recordar que todos los niños pasan por fases en las que pueden presentar algunos de los síntomas mencionados anteriormente. Aunque, no significa de inmediato que estén siendo abusados ​​de alguna manera. Sin embargo, si algunos de estos signos están presentes, como adulto, debe hacer más preguntas, investigar un poco más para asegurarse de que su hijo no esté siendo dañado de ninguna manera.

Una niña prepúber que aún no ha comenzado a menstruar no debe tener sangre en la vagina. Si ve sangre u otros síntomas como cicatrices y hematomas, hable con un médico de inmediato y haga que su hijo se someta a un examen exhaustivo.

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS DEL ABUSO SEXUAL?

Los efectos comunes observados en niños que son víctimas de abuso sexual pueden incluir los siguientes:

  • Depresión;
  • Embarazo accidental;
  • Discriminación y estigma social;
  • Trastorno por estrés postraumático y trastorno por estrés postraumático complejo;
  • Trauma psicólogico;
  • Ansiedad;

El Instituto Nacional de Abuso de Drogas realizó un estudio sobre abuso sexual y llegó a la conclusión de que las mujeres que fueron víctimas de abuso sexual cuando eran niñas tenían más probabilidades de desarrollar problemas psicológicos y de salud mental profundos en la edad adulta. También tenían un mayor riesgo de desarrollar un problema de abuso de alcohol, drogas u otras sustancias.

A medida que estos niños crecen, a menudo llevan la vergüenza de lo que les sucedió cuando eran niños hasta la edad adulta y continúan sufriendo los síntomas mencionados anteriormente. Sus vidas de adultos están en gran parte moldeadas por esas experiencias traumáticas.

Fuente: af.mil

Dos profesores de la Universidad de New Hampshire, el Dr. Finkelhor y el Dr. Browne, realizaron un estudio y sugirieron que cuatro factores que causan traumas influyen en la vida de un sobreviviente.

  1. Sexualización traumática:Exponer a un niño a un comportamiento sexual inapropiado cuando es demasiado pequeño para comprenderlo puede afectar cómo se sienten y reaccionan al sexo a medida que crecen. La experiencia variará de un niño a otro. Por ejemplo, si un niño es recompensado por el abuso con regalos, atención, etc., comenzará a correlacionar el sexo con las recompensas. Como adultos, pueden usar el sexo como una forma de manipular una situación o conseguir lo que quieren. Por otro lado, si el abuso incluye fuerza y ​​violencia, pueden crecer para asociar el sexo con el miedo y la impotencia.
  1. Traición:Cuando el abuso ocurre a manos de un ser querido, o cuando alguien en quien el niño confía no lo protege del abuso o peor aún, elige creer que el abuso no sucedió, el niño crece sintiéndose traicionado. Distorsiona su capacidad para formar relaciones de confianza en el futuro.
  1. Impotencia:Todos los niños están completamente indefensos e impotentes a manos de sus abusadores. Cuando se usa la manipulación y la coerción, su impotencia aumenta porque se vuelven temerosos de su abusador y quedan atrapados en una situación de la que no pueden salir. Este sentimiento de impotencia se agrava si las figuras de autoridad o los padres se niegan a creer o apoyarlos.
  1. Estigmatización:Cuando al niño se le hace sentir que hizo algo vergonzoso o inmoral, o cuando las personas reaccionan negativamente a sus experiencias de abuso, el niño puede verse afectado por la culpa y la culpa. Los sobrevivientes adultos tienden a mirar atrás y sentir que deben haber hecho algo malo para incitar al abuso o que deberían haber podido defenderse o detener lo que les estaba sucediendo. A veces, incluso albergan sentimientos de culpa por la respuesta biológica natural de su cuerpo al abuso, es decir, la excitación.

La autoestima, los problemas con la intimidad sexual o el desarrollo de relaciones también pueden convertirse en un problema. Cuando la primera experiencia sexual para alguien es negativa, especialmente a una edad temprana, cada encuentro o relación sexual posterior a eso puede llevar a una reacción emocional, flashbacks, desencadenante, trastorno de estrés postraumático o ansiedad. A veces, el sobreviviente adulto no puede encontrar alegría en sus experiencias sexuales consensuadas.

Para que los sobrevivientes adultos superen estos factores de trauma, deben comprender cómo cada factor los afecta individualmente. También deben entender que no tienen la culpa de lo sucedido. Por eso la psicoterapia es un método de tratamiento beneficioso para el abuso sexual.

Además de hablar con un psicólogo o terapeuta, la terapia de grupo también ha demostrado ser muy eficaz tanto para las víctimas como para los familiares porque pueden relacionarse con los demás y ver que no están solos.

OTRO:

¿Qué puede hacer usted como padre o tutor de un niño? Sea diligente, esté atento a las señales de advertencia y mantenga abiertas y claras las líneas de comunicación entre usted, su hijo y otros miembros de la familia. Asegúrese de tener una relación abierta y de confianza con su hijo para que pueda acudir a usted con sus problemas. Cuando tengan la edad suficiente para entender ciertas cosas, siéntese con ellos y tenga una conversación honesta sobre las partes de su cuerpo, sobre el sexo, el amor y cuál es el comportamiento apropiado y cuál no.

Hay muchos recursos y guías disponibles en línea que pueden ayudarlo a descubrir la mejor manera de abordar este tipo de conversación o manejar una situación como esta. Si su hijo es o ha sido víctima de abuso sexual, consígale la ayuda que necesita tan pronto como pueda.

Es importante que un padre que se entera de que su hijo ha sido abusado sexualmente mantenga la calma y se mantenga como un lugar seguro para su hijo.

En estos casos, cuanto antes comience el tratamiento, mejor será. Si se puede ayudar a una víctima cuando aún es un niño, las posibilidades de que crezca y lleve una vida normal libre de problemas psicológicos son mayores que las de alguien que no recibió la ayuda necesaria. Los padres de hijos de abuso sexual infantil también pueden necesitar participar en terapia para ayudar a mantener a sus hijos. Si un adulto se presenta en tu vida y relata su abuso, anímalo a que también busque ayuda.

No juzgues ni hagas que se sientan avergonzados o culpables. Es importante para la salud mental y la autoestima de la víctima que reciba el amor y el apoyo. Se les debe enseñar a no cargar con culpa o vergüenza porque el abusador es el criminal.

psicología fragmentada