Comprender el estilo de apego ansioso evasivo

Uno de los rasgos de personalidad más definitorios de cualquier individuo es su estilo de apego. El estilo de apego se refiere a las relaciones que las personas establecen entre sí. Algunos estilos son más o menos saludables que otros y algunos estilos son más o menos sociales. Vamos a echar un vistazo en profundidad a cada uno. Para cuando haya terminado de leer, es de esperar que haya adquirido una visión más profunda de sí mismo y de quienes le rodean.



Fuente: pexels.com



Hay dos escuelas de pensamiento sobre los estilos de apego. La primera consta de tres teorías:Seguro, ansioso,yEvitativoadjunto archivo. Este modelo es un excelente punto de partida porque su rigidez hace que sea más fácil de entender. El inconveniente, irónicamente, también es su rigidez. La sencillez con la que aborda una cuestión tan complicada limita su precisión.

La teoría predominante es la que incorpora el uso de un espectro. Hay categorías, sí, y terminarás en una de ellas, pero hay una diferencia. Este modelo considera ella licenciaturahasta qué punto uno cumple los criterios de una categoría, así como el grado en que uno cumple los criterios de los demás. Como resultado, obtiene una imagen completa del perfil del archivo adjunto. La categoría en la que se encuentra es sudominanteestilo, pero no lo describirá adecuadamente.



Este modelo consta de dos ejes variables, denominados 'autoestima' y 'percepción de los demás' o algo similar. Sus resultados en cada medida lo ubicarán en uno de los cuatro cuadrantes: seguro, preocupado, despectivo o temeroso. El cuadrante 'temeroso' también se conoce como 'ansioso-evitativo', y eso es lo que cubrirá este artículo.

¿Qué es el apego ansioso-evitativo?

Las personas seguras obtienen una puntuación alta en ambas medidas. Pueden formar relaciones saludables y no tienen aversión a perseguirlas. Los otros dos son menos saludables, con individuos preocupados que confían en las personas de manera imprudente y los individuos despectivos son totalmente apáticos hacia las relaciones.



Alguien con un estilo de apego temeroso se ha colocado en los extremos inferiores tanto del espectro de la 'autoestima' como de la 'percepción de los demás'. Podría describir a esta persona como alguien con afecto negativo y altos niveles de neuroticismo. No solo son incapaces de confiar en otras personas, sino que (quizás lo más importante) son incapaces de confiar en sí mismos.

Puedes imaginar lo difícil que sería tener esta perspectiva. Las personas con apego por miedo no pueden comunicarse con nadie, y se niega de inmediato a cualquiera que intente acercarse a ellos. Como criaturas sociales, los seres humanos sufrimos cuando no podemos establecer conexiones con los demás que inherentemente necesitamos.

Algunos intentarán explicar este fenómeno como una simple tendencia a la introversión. Sin embargo, este no es el caso. La introversión, definida por la comodidad que se encuentra en la soledad, no se ve afectada por la autoestima y la percepción de los demás. Dado que las métricas bajas en esos espectros caracterizan el apego ansioso-evitativo, se puede separar fácilmente de una personalidad introvertida.



De hecho, eso explica por qué es tan doloroso tener este estilo de apego. Estas personas no quieren quedarse solas. Se ven privados del afecto de ellos mismos y de los demás, y saben que lo necesitan. Simplemente tienen demasiado miedo para correr el riesgo.

Fuente: rawpixel.com

Esto puede tener serias implicaciones, dependiendo de la gravedad de la evitación ansiosa. Aquellos en el extremo más lejano de este espectro pueden encontrarse luchando por sentirse realizados. Pueden tener problemas para encontrar trabajo, relajarse o sentirse felices. Se sabe que el aislamiento extremo causa depresión o incluso alucinaciones.

Sin embargo, alguien más cercano al centro podría experimentar efectos insignificantes. Esta persona aún podría funcionar y encontrar la felicidad en sus vidas. Si bien un estilo de apego seguro es siempre el mejor de los casos, estar en el medio es mejor que ser increíblemente ansioso-evitativo.



Para que esto sea más fácil de entender, proporcionaré algunos ejemplos. Edward Scissorhands, de la película del mismo nombre, es ansioso-evitativo. Quiere ser amado y aceptado, pero está tan mortificado por el rechazo que se convierte en un ermitaño y sufre de todos modos. Puede ver cómo esto difiere del apego seguro, donde uno busca relaciones y las que tienen son saludables.

¿Cómo se forma este estilo de apego?

Cuando aprendí por primera vez sobre los estilos de apego, mi reacción inmediata fue: 'No quiero ser ansioso-evitativo'. Simplemente sonaba a pura tortura. Esto plantea la pregunta: ¿qué determina el estilo de apego de alguien?

terapia de aceptación y compromiso

En general, se acepta que los estilos de apego se forman en el desarrollo temprano. La relación de un niño con sus padres sienta un precedente de cómo son las relaciones en el mundo. Los niños pequeños están aprendiendo continuamente y lo que sus padres les enseñan sobre el amor seguramente se mantendrá.

Los niños que pasan un tiempo saludable con sus padres y aprenden a confiar en ellos eventualmente obtendrán una puntuación más alta en la 'percepción de los demás'. Asimismo, si al niño se le permite explorar y correr riesgos, mediante prueba y error, aprenderá a confiar en sí mismo, obteniendo una puntuación más alta en 'autoestima'. De ello se deduce, entonces, que aquellos que obtienen puntuaciones más bajas en estas medidas cuando crecen no tienen una base de confianza para sí mismos o para los demás.

Los niños pueden comportarse de maneras que son muy indicativas del estilo de apego con el que crecerán. Esto se puede observar en cualquier momento en que el padre de un niño lo deje en paz, como dejarlo en la escuela. Dependiendo de su estilo de apego, reaccionarán de diferentes maneras al ser separados de su tutor.

Fuente: rawpixel.com

Es probable que los niños con apego seguro lloren al principio, pero eventualmente aprenderán a hacer amigos y a socializar. Los niños con un estilo de apego preocupado llorarán incesantemente, deseando desesperadamente que sus padres regresen. A los niños despectivos ni siquiera les importará, solo encontrarán un juguete con el que jugar y parecerán en general apáticos por estar solos y conocer gente nueva.

Los niños que evitan la ansiedad, sin embargo, lo pasan peor. Serán muy tímidos y emocionales. Querrán hacer amigos, pero su vacilación para hablar con gente nueva será muy evidente. Mientras los otros niños juegan juntos, se sentarán afuera, esperando ser invitados, pero con demasiado miedo de saltar por su cuenta. Por eso lo llamamos apego temeroso: se caracteriza por un miedo persistente a las relaciones y sus peores resultados posibles.

¿Significa esto que todos los niños tímidos tienen un apego terrible y todos los extrovertidos están seguros? Ciertamente no; recuerde, esto se evalúa en un espectro. Estos son ejemplos de los casos más extremos imaginables. La mayoría de los niños probablemente exhibirán una mezcla de todos estos comportamientos y rasgos.

¿Puedo cambiar mi estilo?

Esta pregunta es similar al infame debate 'Naturaleza v. Nutrición', que simplemente no puede resolverse lo suficientemente rápido. Como tal, hay poco consenso al respecto en la comunidad científica. Es importante evaluar los argumentos de ambas partes y formarse una opinión individual.

Un lado dice que no, no puede cambiar su estilo de apego. Las experiencias que tuvo cuando era niño ya han tenido su efecto en el desarrollo, y su tendencia hacia este estilo de apego está escrita en piedra. La mejor opción, entonces, es emplear estrategias que le permitan hacer frente a esta disposición.

El otro campamento dice que sí, puedes. Las nuevas experiencias pueden influir mucho en su cerebro hoy, al igual que lo hicieron cuando era más joven. Hemos visto eventos buenos y malos cambiar a las personas que conocemos por completo. ¿Por qué el estilo de apego sería diferente?

La respuesta correcta probablemente se encuentre en algún punto intermedio. Las primeras experiencias ciertamente tienen sus influencias permanentes, pero las nuevas tampoco pueden descartarse por completo. En cualquier caso, la pregunta aún no tiene una respuesta definitiva.

Vale la pena considerar que sus padres, aunque preparan el escenario para su futuro social, no son las únicas personas con las que tiene relaciones en la vida. Hay abuelos, hermanos y hermanas que también pueden estar presentes cuando eres joven. Tampoco podemos descuidar a los amigos que hacemos de niños. ¿Podrían las buenas experiencias con la familia y las malas experiencias con los compañeros conducir a un fuerte sesgo dentro del grupo que este modelo no tiene en cuenta? ¿Y al contrario?

Atenuar los efectos

Independientemente de si el estilo de apego puede cambiar o no, alguien que es extremadamente ansioso-evitativo probablemente quiera hacer un esfuerzo. Hay pasos que puede tomar para mejorar su vida. Uno de ellos podría estar viendo a un terapeuta.

pesimismo defensivo

Fuente: rawpixel.com

Como he demostrado, es muy difícil para las personas con el estilo de apego ansioso-evitativo entablar relaciones con alguien. Es fundamental que estas personas encuentren a alguien en quien puedan confiar. Una vez que puedan derribar sus muros, el peso del mundo se quitará de sus hombros. Los psicólogos comprenden la mente humana y ciertamente han tenido que derribar este tipo de barreras en más de una ocasión.

Muchos trastornos mentales no tienen cura conocida, pero los psicólogos pueden controlar los síntomas. Si bien el apego ansioso-evitativo no es un trastorno, sus efectos desagradables pueden mitigarse. Es posible que descubra que su estilo cambia o que puede vivir con el que tiene. De cualquier manera, la terapia es una excelente opción y seguramente aumentará su calidad de vida de manera exponencial.